ODS: 17 maneras de salvar el mundo

17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. 17 maneras de salvar el mundo. La Oficina de Sostenibilidad de la Universidad de Sevilla ha comenzado este martes 23 de Noviembre su ciclo de coloquios Ágora Sostenible, abordando las buenas prácticas de instituciones, universidades y empresas para acelerar el cumplimiento de la Agenda 2030.

Lo ha hecho con dos expertos como la ambientóloga Ana Martínez López (Caminos y Ciencia) y Raúl Moreno (OpenODS), coordinados por Manuel Rodríguez, consultor de innovación social en Cámara Cívica, y Enrique Figueroa, director de la Oficina de Sostenibilidad.

Ana Martínez López, ambientóloga experta en comunicación de la ciencia, es COO y co-fundadora de Caminos y Ciencia, trabaja para lograr planes de sostenibilidad de “manera más transparente” en empresas e instituciones públicas.

Martínez López señala que los científicos se sienten como la Cassandra de la mitología griega: “Llevamos años afirmando que el cambio climático ha llegado”, pero como la sacerdotista de Apolo parece condenada a que no se les crea.

Sin embargo, en los últimos tiempos sociedad y política han avanzado para proteger el medio ambiente ante la evidencia del cambio climático. La sostenibilidad se entiende ya como un equilibrio entre el Planeta, las personas y el beneficio económico.

Para armonizar esa sosteniblidad global ha evolucionado desde el Programa 21 hasta la Agenda 2030, pasando por los Objetivos del Milenio. La sociedad es más consciente de su impacto en el medioambiente y, por eso, es necesario conocer las limitaciones propias, investigar y, finalmente, “buscar tu manera de cambiar tu mundo”.

Por su parte, Raúl Moreno, product manager de OpenODS, ha destacado que muchos de los avances en materia ambiental proceden de directivas europeas. En cambio, a nivel global “no había herramientas jurídicas vinculantes para obligar a otros países a cumplir con la protección del medioambiente. Los Objetivos del Milenio fueron una manera de vislumbrar un mundo mejor, más sostenible”.

Posteriormente, la Agenda 2030 ha tratado de solventar algunos fallos de Los Objetivos del Milencio: “implicar a países desarrollados y vías de desarrollo. Implicar no solo a la esfera política, sino también a sus empresas y ciudadanos. E implementar una medición, para evaluar los avances o retrocesos”.

Cada objetivo ODS tiene una serie de metas, de manera que le facilita a países y organizaciones mejorar la medición. Se logra así “localizar, adaptar algo abstracto a su realidad local. Solo se pueden cumplir seis objetivos, porque, en caso contrario, se diluyen los esfuerzos. Todos los ODS están interrelacionados: lo que hacemos bien, seguir haciéndolo bien y mejorar lo que se está haciendo mal”, ha concluido Moreno.