Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

Una Sevilla más europea

Imágenes




11/12/2013



Una Sevilla más europea

La Unión Europea destaca el avance de Sevilla en transporte sostenible gracias a la mejora del carril bici

Muchas ciudades europeas están cambiando, según un nuevo informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente que apunta a una rápida transformación en el transporte urbano de algunas zonas. Mientras que el uso de la bicicleta y un eficiente transporte público pasan a ser norma en algunas áreas urbanas, el sector del transporte sigue contribuyendo de forma importante a los excesivos niveles de gases de efecto invernadero, contaminación del aire y ruido, añade el informe.

 

La mejora de la infraestructura para el uso cotidiano de las bicicletas empieza crea un patrón propio de refuerzo que aumenta el tráfico de bicicletas, señala el informe, que remite a la lista de ciudades que más apoyan el uso urbano de la bici - Copenhagenize Index 2013-.

 

Por ejemplo la lista señala a Sevilla, que ha pasado rápidamente a la cuarta plaza del ranking debido a la importante mejora de las infraestructuras ciclistas, lo que ha permitido que el impacto de la bici en la movilidad urbana pase de un 0,5 % de los kilómetros recorridos al 7 % en unos pocos años.


El transporte urbano tiene un destacado efecto sobre la calidad de vida de las tres cuartas partes de europeos que viven en entornos urbanos. El tráfico rodado es una importante fuente de contaminación del aire en las ciudades, lo que avoca a una exposición de gran parte de la población a altos niveles de contaminación, por encima de los estándares de la Unión Europea y de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En Octubre, las Naciones Unidas subrayaron la seriedad de este hecho, clasificando la contaminación del aire como cancerígena.

 

El ruido causado por el tráfico es también un problema importante en muchas ciudades. Más de una cuarta parte de los habitantes de Sofía, Luxemburgo, París y Tallín están expuestos a niveles nocturnos de ruido por encima de los límites de la OMS, según los datos disponibles de 17 capitales europeas, publicados en el informe.

 

La calidad de vida se ve también afectada por los tiempos que se emplean para trasladarse y realizar las actividades diarias, siendo los ciudadanos de Londres y Budapest los que más probabilidades tienen de tardar más de una hora para llegar al trabajo, según una encuesta en 75 ciudades de la Unión Europea y Turquía.

 

Muchas ciudades han mejorado satisfactoriamente su medio ambiente urbano abordando dos lados del mismo problema – animando a las personas a cambiar a modos no motorizados (a pie o en bici) y transporte público para realizar sus viajes, restringiendo al mismo tiempo el uso del coche.

 

A pesar de cierta oposición inicial, estos sistemas suelen lograr el apoyo de los residentes, destaca el informe, citando como ejemplo el peaje urbano de Estocolmo. El informe argumenta que estos ejemplos positivos deberían animar a otros municipios a reproducir estas políticas.