Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

Al límite del estrés sísmico

Imágenes



Vista de un yacimiento dónde se práctica 'fracking'

Vista de un yacimiento dónde se práctica 'fracking'

16/07/2013



Al límite del estrés sísmico

Un estudio revela que el ‘fracking’ aumenta la probabilidad de que un terremoto lejano cause otro en el área explotada

La prestigiosa revista ‘Science’ viene a confirmar una vez más lo que ya se ha afirmado en múltiples ocasiones. Que el ‘fracking’ tiene numerosas consecuencias negativas y una de ellas es que esta técnica aumenta la probabilidad de que las ondas de un terremoto lejano causen otro en el área explotada.


De este modo, investigadores de la Universidad de California en Santa Cruz han descubierto que las instalaciones de energía geotérmica pueden inducir terremotos y han encontrado una alta correlación entre actividad sísmica y la producción de este tipo de energía, que implica inyectar agua en el subsuelo.

 

Para ello, los geofísicos estudiaron el número de terremotos producidos entre 1981 y 2012 en la región de Salton Sea (California), y cruzaron estos datos con los de la actividad de las plantas geotérmicas.


Estos datos arrojan que hasta 1986, cuando había poca actividad geotérmica, el nivel de terremotos se mantuvo bajo. Tras 2001, tanto la producción de este tipo de energía como la actividad sísmica se dispararon.

 

Para separar los terremotos directamente producidos por la industria, los investigadores desarrollaron un método estadístico. “Podríamos predecir los terremotos generados por la actividad humana, a partir de los datos del agua que entra y sale del suelo”, explica Emily Brodsky, geofísica de la universidad de California y autora principal del estudio.


Punto crítico


“Los líquidos están llevando las fallas a un punto crítico”, explica Nicholas van der Elst, investigador de la Universidad de Columbia en Nueva York y autor del segundo estudio publicado en Science.


Según su trabajo, la inyección de aguas residuales puede generar un alto estrés sísmico en las zonas explotadas y hacerlas vulnerables a los grandes terremotos que provocan temblores en otras partes del globo. Este efecto precursor ya se conocía, pero es la primera vez que se relaciona el fenómeno natural con actividades humanas.


Los seísmos inducidos por la inyección de agua en la tierra son especialmente importantes, ya que la fracturación hidráulica (fracking) ha permitido la obtención de gas y petróleo de zonas que hasta entonces no eran productivas.


“Las olas sísmicas producidas por terremotos lejanos son como un test de estrés”, explica Heather Savage, coautor del estudio. “Si el número de pequeños terremotos se incrementa, puede indicar que las fallas se están ‘estresando’ de manera crítica y que podría producirse un terremoto mayor”.


De esta forma, terremotos de gran magnitud como los de Chile en 2010 (8,8 grados en la escala de Ritcher), Sumatra en 2012 (8,6) o Japón en 2011 (9,0) fueron responsables de otros seísmos en zonas tan alejadas como Praga, Colorado o Texas, en áreas sometidas a un alto estrés sísmico provocado por las inyecciones de aguas residuales.

 

Más información en este enlace.