Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

Ahorro por conveniencia

Imágenes




21/06/2013



Ahorro por conveniencia

Los españoles reducen el gasto energético para ahorrar dinero, pero no por el medio ambiente, según un estudio

 

La crisis económica ocupa hoy un espacio mucho mayor entre las preocupaciones de los españoles que el cambio climático. Es una de las conclusiones del informe La respuesta de la sociedad española ante el cambio climático, elaborado por la Fundación Mapfre con el fin de evaluar la percepción que tienen los españoles del cambio climático.


Los resultados muestran que, aunque haya aumentado el número de personas que consideran que el cambio climático es un fenómeno real, ha disminuido el nivel de atención que se le presta diariamente al tema, pasando de ocupar la quinta posición en 2008 a la novena en 2013 en el ránking de las preocupaciones de los españoles.


Los ciudadanos están cada vez más concienciados de la importancia del fenómeno, “aunque tienen la impresión de que no se le presta atención ni desde la agenda política, ni desde la mediática, porque hay otros temas más urgentes”, explica Pablo Ángel Meira, director del estudio y profesor de Educación Ambiental en la Universidad de Santiago de Compostela.

 

Son nueve de cada diez encuestados los que están convencidos de que el cambio climático existe y que está provocado principalmente por factores humanos, pero la crisis económica se presenta como un tema más preocupante al que dedicar más esfuerzos.

 

Nuevas pautas de ahorro
El informe muestra que están cambiando ciertas pautas de comportamiento de los españoles, aunque no por luchar contra el cambio climático sino contra la crisis económica. La mayoría de encuestados asegura que pone en práctica medidas de ahorro de energía, aunque tan sólo un 13,8% dice hacerlo para reducir la contaminación. El resto lo hace como medida de ahorro para afrontar la crisis económica.


Entre las prácticas más comunes está el el uso de bolsas propias para sustituir a las de plástico, el ahorro de luz, la reducción del tiempo de ducha y la preferencia por la bicicleta o el transporte público frente al coche. Sin embargo, prácticas como el reciclado de vidrio o el uso de productos bio son menos frecuentes. Entre cuidar el medio ambiente y ahorrar en gastos, los españoles optan por lo segundo.


Según Meira, el responsable del estudio, “los españoles se encuentran hoy en una situación de standby”, que explica la disonancia entre la concepción que se tiene del cambio climático como algo relevante y el poco empeño que se pone en actuar al respecto. “Los españoles saben que el problema está ahí pero parece como si estuvieran esperando a que algo active un mecanismo de respuesta conjunto”, explicó Meira.

Teresa Alameda / Materia