Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

La invasión silenciosa

Imágenes



El pino rodeno es una de las especies invasoras más nocivas del mundo/ jacilluch

El pino rodeno es una de las especies invasoras más nocivas del mundo/ jacilluch

27/05/2013



La invasión silenciosa

Más de 750 especies de árboles y arbustos asedian ecosistemas ajenos en todo el mundo y dañan su biodiversidad

 

Sabemos que la avispa asiática, feroz depredador, es una amenaza creciente para la viabilidad de las abejas. Se está expandiendo por Europa y otras regiones del mundo, matando con sus poderosas mandíbulas a sus indefensas víctimas o acabando con la vida de colmenas enteras con su sola presencia, que aterroriza a las obreras y provoca su muerte por inanición.

 

Y bien conocido en España es el caso de los visones americanos, que han ganado el terreno a la raza europea, con ejemplares de menor tamaño. Pero los animales no son los únicos conquistadores de la naturaleza: las plantas, árboles y arbustos, también tienen actitudes imperialistas.

 

Por lo general, son los humanos los que propician estas invasiones, trasplantando ejemplares fuera de su territorio. Y muchas de estas especies arbóreas se lanzan a la conquista en cuanto tienen ocasión. Algunos árboles y arbustos son especialmente sanguinarios: 32 de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo son plantas terrestres.

 

Acacias, cañas, pinos, chumberas y tulipanes están arrasando regiones que no les pertenecen, secando los suelos, desterrando a la fauna autóctona, extinguiendo a la flora del lugar e incluso propiciando desastres naturales como incendios y corrimientos de tierras.

 

En la actualidad, 751 especies de plantas están invadiendo regiones del planeta para las que no estaban destinadas, alterando sus ecosistemas. En concreto, 434 árboles y 317 arbustos, según el último recuento realizado por los mayores expertos en invasiones arborícoras para la base de datos global, una herramienta abierta y disponible online para que la pueda utilizar ecólogos y conservacionistas de todo el mundo.

 


Un problema creciente

En los dos últimos años, se han sumado 139 nuevas especies a la lista (86 árboles y 53 arbustos), lo que significa un aumento de un 22% en sólo dos años. En parte, porque los problemas de especies invasoras aumentan por todo el planeta pero también, como reconocen los propios autores, porque el catálogo actual es realmente completo frente al listado previo. “Como habíamos previsto, principalmente debido a la falta de información objetiva de algunas regiones, la lista inicial estaba incompleta. Por esta razón, la actualización de la base de datos debe estar disponible para los ecólogos y gestores”, explican en su estudio, publicado en Diversity y Distributions.

 

La información es fundamental para combatir este fenómeno y saber qué especies asaltan determinado ecosistema es crucial. En este sentido, determinadas regiones tienen un problema con la calidad y cantidad de los datos disponibles, lo que dificulta el trabajo de los especialistas. “Desafortunadamente, la mayoría de los nuevos datos provienen de zonas previamente bien cubiertas y no de las regiones en las que creemos que todavía faltan datos fiables”, lamentan.

 

Para catalogar a una planta como invasora no basta con que este presente en un ecosistema, ni siquiera que se esté reproduciendo de forma viable en el lugar. Los expertos sólo consideran invasora a una especie que esté extendiéndose dentro de esa zona, ganando terreno a la vida local. La magnitud del problema se ha incrementado notablemente durante las últimas décadas, por culpa del incremento rápido en la deforestación y otros cambios acelerados del uso del suelo.

 

Algunos de los peores asaltantes de ecosistemas son los pinos, introducidos durante años en grandes áreas, y que están haciendo un daño terrible en importantes regiones del hemisferio sur. Algunas de estas especies, como el pino rodeno, se regeneran con fuerza tras incendios forestales, sustituyendo plantas nativas, alterando las dinámicas de los incendios, cambiando el ciclo de agua y nutrientes y modificando los hábitats de muchos animales.

 

La presencia de estas especies invasoras es tan escandalosa que incluso se puede estudiar su extensión sirviéndose de herramientas tan sencillas como Google Street View, como quedó demostrado en un estudio reciente publicado en PLoS ONE por investigadores españoles.

 

Con los datos actuales, las regiones con más especies invasoras en sus suelos son América del Norte (212 especies), las islas del Pacífico (208) y Australia (203). Las principales zonas de origen de estos árboles y arbustos invasores es Asia, con más de 200 especies, América del Sur, Europa y Australia.

 

Javier Salas/Materia