Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

Una segunda vida

Imágenes



Detalle del taller de reciclaje

Detalle del taller de reciclaje

24/04/2013



Una segunda vida

Alumnos de Bellas Artes crean objetos domésticos y de decoración artística a partir de vidrio reciclado y materiales desechados

¿En qué pueden convertirse una botella de suavizante, unas latas de conserva, un cilindro de madera y unos tapones? En un robot muy divertido. Y ¿para qué puede servir una botella de vino vacía? Con un poquito de tiempo y pulso puede transformarse en una bonita lámpara de aceite. Y esto son sólo algunos de los ejemplos que nos han mostrado hoy los alumnos de Bellas Artes en los dos talleres que organiza la Oficina de Sostenibilidad dentro de su Semana Verde: uno de creación con vidrio reciclado y otro de esculturas ensambladas.


Durante el día de hoy el patio de la Facultad de Bellas Artes se ha convertido en taller improvisado y lleno de materiales de la más variada naturaleza: cascos de botellas de cerveza o whisky, vasijas, vasos, envases de todo tipo, cuerda, gomaespuma, tapones, juguetes rotos, chapas, etc. Con ellos y con un poquito de imaginación han creado los asistentes a los talleres desde animales: mantis religiosas, puercoespines… hasta robots caseros, pasando por copas de licor, lámparas de aceite o esculturas decorativas.


“Hay que dirigir una segunda mirada a las cosas antes de tirarlas”, nos dice el artista Luis Cruz Suero, coordinador del taller de esculturas ensambladas, quien nos enseña un curioso trébol de cuatro hojas fabricado a partir de enseres de madera y tapones de plástico de colores. Según nos cuenta Cruz, “donde hay personas hay materiales” con los que se puede crear.


Él mismo, tal y como nos relata, se dedica a recoger materiales e instrumental que encuentra en la playa y con ellos crea figuras, útiles u objetos de decoración mediante el ensamblaje. Para él es importante, afirma, “alargar la vida de material y envases que en algunos casos han tenido un mayor coste que lo que contenían”.


A su lado está el profesor del taller de creación con vidrio reciclado, Benito Pintado, quien nos explica que gracias a esta actividad se acerca el proceso de reciclaje a los alumnos y las inmensas posibilidades que tiene el vidrio desechado en nuestros hogares. Así, explica que con los cascos de botellas, botellines, vasos, platos, etc. pueden crearse objetos de uso doméstico o escultórico.


El proceso de transformación pasa primero por cortar el vidrio hasta darle la forma deseada, para luego lijarlo, decorarlo y pegarlo si hiciera falta. Los alumnos van exponiendo sus ideas y haciendo sus propuestas y Benito los asesora y enseña, perfeccionando sus diseños. Así, podemos encontrar floreros, varias copas, esculturas con piezas geométricas de vidrio, etc., en definitiva, una segunda vida para materiales que se habían dado por perdidos.

Ángela Lora