Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

Una epidemia bien visible

Imágenes



Tala ilegal en Rusia. WWF

Tala ilegal en Rusia. WWF

19/04/2013



Una epidemia bien visible

WWF denuncia que las talas ilegales están devastando los bosques de Rusia para abastecer el mercado europeo

 

Los bosques del Extremo Oriente de Rusia están siendo empujados al borde de la destrucción debido a la tala ilegal a gran escala, en gran parte para abastecer a los fabricantes de muebles y suelos en China, según un nuevo informe de WWF Rusia.

 

Estos productos tienen como uno de sus principales destinos la UE, donde ya podrían estar vendiéndose muebles y suelos producidos con madera robada. De ahí que WWF inste a España a aplicar la normativa europea para acabar con este grave problema, que entró en vigor el pasado mes de marzo.

 

Este robo de madera generalizada amenaza la supervivencia a largo plazo de especies en peligro, como el tigre siberiano, al tiempo que proporciona un conducto para que la madera ilegal entre en la UE, Estados Unidos y Japón.

 

"El alcance y la magnitud de la tala ilegal en la taiga del Usuri está poniendo en peligro la supervivencia a largo plazo del tigre siberiano, así como el modo de vida de miles de habitantes del bosque y pueblos indígenas”, apuntó el Coordinador de Proyectos de Política Forestal Coordinador de WWF Rusia, Nikolay Shmatkov. Y continuó: "A causa de los escasos recursos que se invierten en detectar y perseguir la tala ilegal en la región, la magnitud de este problema ha alcanzado proporciones epidémicas."

 

El análisis de WWF de las aduanas en Rusia revela que en 2010 el volumen de madera de roble de Mongolia dedicado a la exportación era el doble de la cantidad autorizada legalmente en la región. Esto supone que, al menos, la mitad de la madera que se ha enviado a través de la frontera con China fue robada. Un análisis más detallado de los datos de exportación muestra que 2010 no fue de los peores años. De hecho, en 2007 y 2008 la cantidad de madera de roble extraída era cuatro veces superior a los límites autorizados.

 

El informe de WWF también revela que, si bien hay algunos ejemplos positivos y exitosos de la aplicación de la ley forestal de Rusia, la proporción de delitos de tala ilegal registrados que acabaron en juicio es extremadamente baja. En 2011, solo el 16 por ciento de los casi 700 casos detectados en la provincia de Primorsky se llevaron a los tribunales, siendo esta la cifra más baja de los últimos 10 años.