Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

Crece la oposición

Imágenes




18/03/2013



Crece la oposición

El uso obligatorio del casco por ciudad en bicicleta promovido por la DGT suma detractores en España y Europa
 

La oposición al uso obligatorio del casco sigue creciendo. Asociaciones de usuarios, fabricantes y profesionales, así como ayuntamientos o incluso diputados del parlamento nacional han lanzado duras críticas a las modificaciones en el Reglamento General de Circulación propugnados por la Dirección General de Tráfico.


Odón Elorza, diputado de PSEE-EE por Gipuzkoa, ha acusado a la DGT de “boicotear” el uso de la bicicleta en las ciudades. Elorza ha asegurado que dichas modificaciones “no han sido dialogadas ni con los colectivos de usuarios de la bici ni con la Red de Ciudades por la Bicicleta” y que eso supondrá “dificultar la expansión de la bicicleta en las ciudades españolas".


La propia Federación de Ciclistas Europeos, en un análisis firmado por su responsable de políticas para seguridad en carretera y asuntos técnicos, Ceri Woolsgrove, afirma que, si el gobierno está buscando leyes para “devastar el ciclismo en un país donde no para de crecer el número de ciclistas”, ése el camino a seguir.


La FCE recuerda además que en países donde se ha impuesto el uso del casco, como Australia, Nueva Zelanda o Canadá, el número de horas de ciclismo ha decrecido. Woolsgroove subraya el caso ejemplar de Sevilla, “a la vanguardia del ciclismo urbano en Europa, y donde la nueva normativa podría convertir el caso paradigmático “en algo del pasado”.


A las quejas públicas manifestadas por las principales asociaciones del mundo de la bicicleta como ConBici, la de fabricantes AMBE o la Asociación de Ciclistas Profesionales, se ha unido la Red de Ciudades por la Bicicleta, que agrupa a mas de 100 municipios como Sevilla.


La Red de Ciudades por la Bicicleta se ha mostrado tajante y ha propuesto “mantener la actual legislación, que no obliga al uso del casco en vías urbanas”, al asegurar “que los estudios actuales no demuestran que el uso del casco represente una reducción de los accidentes o muertes por lesión cráneo-encefálicas y, sin embargo, sí reduce el número de ciclistas que usan la bicicleta como medio de transporte”.
 

En varios ayuntamientos con sistemas de bicicletas públicas, como el de Sevilla, se anuncian mociones instando a la DGT a que retire esta norma. Tanto el ayuntamiento de Zaragoza como el de Burgos han anunciado ya su oposición al casco obligatorio en ciudad. Parlamentos autonómicos como el de Andalucía han presentado ya sus proposiciones no de ley para frenar la nueva normativa.