Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

Un negocio salvaje

Imágenes



Extraccin de ADN a un cachorro de tigre en Tailandia. WWF-Canon / James Morgan

Extraccin de ADN a un cachorro de tigre en Tailandia. WWF-Canon / James Morgan

08/01/2013



Un negocio salvaje

El tráfico ilegal de especies salvajes amenaza la seguridad internacional y genera 14.500 millones de euros anuales

Las redes internacionales del crimen organizado perciben el comercio ilegal de especies como un negocio de alta rentabilidad y bajo riesgo. El tráfico de animales y sus partes supone alrededor de 14.500 millones de euros anuales, ocupando el cuarto puesto en todo el mundo en volumen de negocio, después del narcotráfico, la falsificación y el comercio con personas, según WWF.

 

Además de conducir a muchas especies amenazadas a la extinción, el comercio ilegal de vida salvaje fortalece las redes criminales, socava la seguridad nacional, y plantea riesgos cada vez mayores para la salud mundial.

 

Más de 250 rinocerontes han sido masacrados este año en Sudáfrica para extraer su cuerno, decenas de miles de elefantes en zonas de alta protección son asesinados cada año por sus colmillos. Sólo quedan 3.200 tigres en estado salvaje…  las cifras son espeluznantes. La caza furtiva y el comercio ilegal se realiza de forma incontrolada en todo el mundo, pero la situación es especialmente dramática en África central y el sudeste asiático. Países de origen y destino de los animales.

 

Las víctimas se convierten en mascotas exóticas o van a parar a circos, exposiciones o mansiones de lujo. Pero también son utilizadas sus partes para el tráfico de pieles, huesos, colmillos u órganos, destinados, sobre todo a la medicina tradicional china, aunque también para vestimenta o decoración.

 

La falta de cumplimiento de la ley,  la limitada persecución de los delitos o  la falta de sanciones  representativas, hace que los grupos criminales operen con total impunidad.

 

Los funcionarios de los gobiernos dicen que la lucha contra el tráfico de especies requiere un enfoque sistemático que incluya una mayor dotación de recursos, una cooperación inter-ministerial fuerte, y el uso de tecnologías modernas de inteligencia en la investigación criminal, que consigan identificar y procesar a los delincuentes.