Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

José Luis Losa

Imágenes



José Luis Losa en la Facultad de Periodismo de Nueva York

José Luis Losa en la Facultad de Periodismo de Nueva York

12/11/2012



José Luis Losa

“Vivir en el ojo del huracán es una experiencia intensa y emocionante” 

EXPERIENCIA

14 años en Vocento como jefe de Local y Economía en ABC y de informativos en Sevilla TV y Punto Radio


 

Hoy se cumplen dos semanas de la llegada del huracán Sandy a la ciudad de Nueva York. El tornado sembró la devastación a su paso, dejando a cientos de miles de personas afectadas y daños materiales por un valor de 50.000 millones de dólares.

 

En pleno ojo del huracán, se encontraba José Luis Losa, periodista sevillano, que tras 14 años trabajando en el grupo Vocento (durante 5 años fue jefe de Local en ABC, durante otro lustro lo fue de Economía en este mismo diario y durante dos estuvo al frente de los informativos de Sevilla TV y Punto Radio), decidió marcharse a la cosmópolis neoyorquina a vivir su propio ‘American Dream’.

 

Losa describe la experiencia vivida hace dos semanas como “intensa y emocionante en todos los sentidos” y no disimula el pavor que le produjo ver “las imágenes satélites de un huracán de dimensiones similares a España que avanzaba desde el Caribe hacia EE.UU. y que nos advertían que tocaría tierra entre Washington y Nueva York, con efectos devastadores”. Las llamadas desde España no se hicieron de rogar:  TVE, Canal Sur, Cadena Ser… esperaban sus crónicas en directo.

 

De aquellos días destaca, como fruto de “la falta de credibilidad de las instituciones y los medios”, que “nadie hacía caso a las advertencias de las autoridades y de los medios de comunicación sobre la tormenta que se avecinaba”. Losa incide también en la actitud de los neoyorquinos tras la tragedia: “con solidaridad, apretando los dietes y mirando hacia delante”.

 

José Luis no repara en elogios a los neoyorquinos y asegura que, en materia ambiental, “están más concienciados de la necesidad de cuidar el medio ambiente que su propia administración pública”.

 

En ese sentido, y a pesar de la famosa contaminación acústica y luminosa de la ciudad, este periodista asegura que “Nueva York es una ciudad bastante saludable a pesar de la imagen que podamos tener de ella”. Ofrece datos que no dan lugar a dudas: “los neoyorquinos son responsables del uno por ciento de las emisiones de gases del país, a pesar de ser el 2,7% de la población nacional”. Per cápita, producen 7,1 toneladas cúbicas por persona, por debajo de la media nacional, de 24,5.

 

¿A qué se debe todo esto? “La densa población de Nueva York y la baja dependencia de los automóviles ha ayudado a poner a la ciudad entre las más eficientes consumidoras de energía del país”, por no hablar de que “ el uso del transporte público en Nueva York es el más alto en Estados Unidos y el consumo de combustible está al mismo nivel que estaba la media nacional en 1920”. Eso quiere decir que, en Nueva York, la nube de contaminación es “mucho más difícil de ver”.

 

Pero y su estilo de vida… ¿gozan los neoyorquinos de hábitos saludables? “El 80% de ellos usa el transporte público y está acostumbrado a andar por la “gran manzana”. Su estilo de vida no es tan sedentario como creemos y coger el Metro todos los días abarrotado de gente es ya un deporte en sí”, asegura Losa con humor.

 

A pesar de los problemas de sobrepeso que se ceban, especialmente, con una juventud que abusa de los refrescos y los dulces, Central Park se llena cada atardecer de “personas corriendo y montando en bicicleta”.

 

Central Park es, precisamente, “el gran pulmón verde de Manhattan”, un gran rectángulo de 4 kilómetros de largo por 800 metros de ancho. Para que nos hagamos una idea, el periodista nos recuerda que “Central Park tiene 345 hectáreas frente a los 45 de nuestro gran Parque del Alamillo”.

 

Para completar la visión de las grandes zonas verdes de la ciudad, que cubren 113 km2 de la ciudad, Losa nos recuerda que “el segundo parque más grande de la ciudad es el Flushing Meadows-Corona Park, situado en Queens” y que el Prospect Park de Brooklyn es muy popular con sus 2,1 km2.

 

En este paseo por la Gran Manzana, Losa cree que, a pesar de los millones de turistas que disfrutan de sus enormes y abarrotadas calles, Nueva York “no es una ciudad pensada para el peatón”. Destaca, eso sí, que “está empezando a corregir” esta tendencia y pone de ejemplo el Highline of Art, “antigua plataforma elevada sobre la que circulaban los viejos trenes de mercancía del puerto que ahora ha sido restaurada y convertida en un original paseo peatonal elevado sobre el lado este de la ciudad, entres vegetación y modernos edificios que se están construyendo en lo que antes era una zona industrial y sucia”.

 

Además, su actual alcalde, Michael Bloomberg, ha decidido extender una de las grandes carencias de la ciudad norteamericana: el carril bici. Según Losa, el proyecto ha creado “mucha polémica”, “porque, lógicamente, para construir el carril bici están quitando uno de los carriles de la calzada, lo que reduce el espacio para los coches”.

 

Bloomberg también ha tomado la decisión de “peatonalizar una buena parte de Time Square, el corazón turístico y por donde a diario pasaban miles de coches, algo en lo que Sevilla debe seguir avanzando, siempre que cuente con transportes alternativos, como ocurre aquí”.

 

José Luis se muestra especialmente crítico con el tema del reciclaje, ya que la mayoría de las bolsas de basura que ve “no están separadas para reciclar”.

 

Aunque considera que los ciudadanos hacen un esfuerzo por luchar contra la contaminación, el informador sevillano subraya que eso “no tiene mucho sentido si su gobierno permite a las industrias contaminar lo que haga falta e incumplir con los protocolos internacionales”.

Alejandro Ávila