Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

Arde el Mediterráneo

Imágenes



Incendio en el Parque Nacional de Garajonay (Islas Canarias)

Incendio en el Parque Nacional de Garajonay (Islas Canarias)

08/11/2012



Arde el Mediterráneo

WWF denuncia que el verano ha dejado un rastro de 370.000 hectáreas de bosque quemado en el Sur de Europa

 WWF denuncia que durante el verano de 2012 el fuego haya arrasado grandes áreas de ecosistemas importantes, además de tierras de cultivo muy productivas, como, por ejemplo, los  Parques Nacionales de Garajonay y Teide, en las islas Canarias, o el Parque Nacional de Cabañeros. El saldo es de 370.000 hectáreas quemadas.

 

A pesar de que los bosques de la zona mediterránea son altamente vulnerables a los incendios forestales, en los grandes incendios convergen la deficiente ordenación de los usos del territorio, la falta de gestión forestal planificada y responsable y la negligencia humana, lo que se ve agravado en el actual contexto de cambio climático y supone la mayor amenaza para nuestros  bosques y por lo tanto, para el sustento de muchas personas.

 

Además, la protección de los bosques y los sistemas de extinción de incendios se han visto drásticamente reducidos, especialmente en Grecia, por el recorte presupuestario. Por ejemplo, los cuatro helicópteros de la brigada contra incendios griega se han quedado en tierra durante la temporada de incendios 2012 por la falta de fondos.

 

A pesar de las condiciones meteorológicas extremas y de la actual crisis económica, los mecanismos españoles de extinción de incendios han  controlado la mayoría de los incendios que se declararon en el país. Sin embargo, ha habido 52 grandes incendios, como el incendio de Valencia, que acabó con una vida humana y devastó 52.500 hectáreas, las condiciones meteorológicas extremas hicieron de la extinción una tarea prácticamente imposible. El coste económico de este gran incendio forestal ascendió a 90 millones de euros y el Gobierno español presentó una petición de ayuda a través del fondo solidario de la Unión Europea.

 

WWF hace así un llamamiento a los gobiernos de la región mediterránea y a la Unión Europea para que emprendan una acción urgente para alcanzar una conservación forestal integrada y pide a los gobiernos de España, Italia, Grecia y Portugal que cambien el paradigma para pasar de la extinción del fuego en el último minuto a una gestión forestal sostenible a largo plazo.

 

La organización ecologista aclara que la prevención de los incendios forestales debería ser clave en la gestión forestal sostenible, ser coherente con el resto de políticas importantes y estar integrada en las estrategias de adaptación.

 

Asegura, además, que la coordinación entre las entidades nacionales y regionales es vital, así como el desarrollo de nuevas herramientas de concienciación ciudadana.