Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

La carraca reclama atención

Imágenes



Carraca. Antonio Hernández

Carraca. Antonio Hernández

05/03/2012



La carraca reclama atención

La amenaza se cierne sobre esta especie migratoria. SEO/BirdLife quiere impedir su extinción y la ha elegido Ave del Año 2012

La carraca ha sido elegida Ave del Año 2012 por SEO/BirdLife para divulgar las amenazas que acechan a esta especie migratoria cada día más escasa en la Península Ibérica.

Un censo popular, el seguimiento vía satélite de algunos ejemplares, el impulso para que las comunidades autónomas redacten sus planes de acción, así como numerosas actividades de divulgación con la población, son algunas de las acciones previstas por la organización para este año.

Asunción Ruiz, Directora Ejecutiva de SEO/BirdLife, ha destacado la importancia de llamar la atención, año tras año, sobre una especie concreta, ya que se impulsan los mecanismos necesarios, no sólo desde el punto de vista científico y técnico, sino también desde las administraciones y desde la sociedad, para contribuir a su conservación.
 
El nombre de la especie en castellano probablemente hace referencia a su reclamo ruidoso y sonoro, traqueteante, que se asemeja al sonido de las carracas de madera que se utilizan como juguetes infantiles o en algunas fiestas litúrgicas. Por el mes de abril comienza a oírse el característico reclamo de estas aves por campiñas, dehesas y sotos fluviales.

Las cuencas de los grandes ríos -Duero, Guadiana, Tajo y Guadalquivir-, el  Sureste peninsular y el valle del Ebro, conforman el grueso de su distribución a nivel nacional. Es en esta época cuando llegan las carracas desde la lejana África subsahariana (donde han pasado los meses invernales) para emparejarse y sacar adelante su prole.

La pérdida de hábitat parece ser su principal amenaza, debida a la eliminación de vegetación natural, setos y arbolado disperso, y el incremento del uso de plaguicidas como consecuencia de la intensificación agrícola, normalmente asociada a la transformación en regadío.

 

Estas circunstancias parecen incidir sobre la disponibilidad de presas potenciales y favorecen la acumulación de contaminantes en su cuerpo que provocan una mala condición física en las aves y una baja productividad.

Además, el abandono de la ganadería extensiva también supone el deterioro del hábitat, al disminuir los invertebrados asociados a ella y, por tanto, la pérdida del hábitat donde encuentra sus condiciones de supervivencia más adecuadas.
 
Otro factor limitante es el número de agujeros donde anidar. La desaparición de las olmedas en el pasado por la grafiosis (enfermedad fúngica del olmo) y de otros árboles típicos de linderos y riberas en los que nidifica actualmente (chopos, encinas, almendros o alcornoques), así como el derrumbe de construcciones aisladas en terrenos agrícolas, son factores que le afectan negativamente.