Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

Enchufados al futuro

Imágenes



Rumbo a la ciudad sostenible

Rumbo a la ciudad sostenible

22/12/2011



Enchufados al futuro

Sevilla se abre a una movilidad más sostenible con una fábrica de vehículos y un nuevo servicio de ‘carsharing’ eléctrico

La jornada ‘La eficiencia energética: rumbo a la ciudad sostenible’ ha servido para dar a conocer las nuevas perspectivas de movilidad sostenible que empieza a vislumbrarse en la industria automovilística.

Los malos humos empiezan a disiparse poco a poco y prueba de ello es la Ciudad de la Energía, situada en el término de Dos Hermanas. Segundo Álvarez es el director técnico de Movand, la empresa responsable de un proyecto sostenible que pretende “potenciar el sector de las energías renovables” y  que se asienta sobre tres pilares: “formación, fabricación e investigación”.

Los primeros productos que saldrán de la factoría de Movand serán, a partir del año próximo, motos con una autonomía de 100 km que cuenta con frenos regenerativos y que consume “60 céntimos por cada 100 kilómetros frente a los cinco-seis euros de una moto con motor de combustión”.

Según Álvarez, “la fábrica produce su propia energía. Se ha conseguido con la reducción de consumo, la instalación de placas fotovoltaicas y una fachada BIPV, que es un vidrio fotovoltaico”.

El director técnico de Movand destacó otros proyectos de innovación de su empresa como un vehículo eléctrico, un ecotaxi, vehículo no tripulado con sistemas guiado, y un coche deportivo.

Una muestra de que al coche eléctrico no le llevará mucho tiempo hacerse un hueco en la sociedad es el servicio de carsharing de Sevilla Cochele.

Alejandro Bejarano, gerente de la empresa de préstamo de vehículos sostenibles, subrayó que su servicio “tiene todas las ventajas de tener un coche y ninguno de sus inconvenientes”, como, por ejemplo, tener que buscar aparcamiento”.

Bejarano aclaró que el uso del servicio se contabiliza por horas, que la reserva se realiza por internet y que basta una tarjeta inteligente para cogerlo en el punto de recogida y poder conducir por la ciudad un Peugeot Ion de cuatro plazas con una autonomía de 150 kilómetros.

Por su parte, Sonia Menacho, responsable de la Fundación RACC de Andalucía, se encargó de hablar sobre la aceptación actual del coche eléctrico. Menacho destacó que los principales escollos que encuentran los consumidores son sus prestaciones y su precio.

Menacho subrayó que el interés por el coche eléctrico radica en el insostenible boom del coche, el aumento del precio del petróleo y la mejora de la calidad del aire.

Para los encuestados por el RACC, las grandes ventajas del eléctrico son la reducción de la contaminación, del ruido y la eliminación del consumo de gasolina, pero sus inconvenientes estriban en su precio, los puntos de recarga y la duración de las baterías. La gente cree que su implantación tardará más de diez o de veinte años en llegar.

En Sevilla, en cambio, ya rueda el futuro eléctrico.

Alejandro Ávila