Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

Crías de lince in fraganti

Imágenes




21/07/2017



Crías de lince in fraganti

Una cámara trampa capta a dos cachorros de lince ibérico jugueteando en libertad en una finca de Ciudad Real

 

Las hembras de lince empiezan a moverse mucho más junto a sus cachorros a comienzos del verano, cuando tienen unos tres meses. Y la organización ecologista WWF ha logrado captarlos con sus cámaras trampa. “En este tiempo, es habitual ver a los cachorros correteando y jugando con sus hermanos, o curioseando –como buenos felinos- todo lo que encuentran en su nuevo mundo”, explican desde WWF.

 

Mesta es una hembra liberada en Ciudad Real para que el lince ibérico recupere los territorios que ha ido perdiendo. En una de las fincas donde trabaja la asociación verde, los cachorros de Mesta encontraron la cámara y se pusieron a husmear. El resultado ha quedado inmortalizado en este vídeo.

 

La suelta de la madre de estos cachorros fue en febrero de 2016, y en abril de 2017 se descubrió que había tenido dos cachorros. Gracias al proyecto LIFE Iberlince, los linces han vuelto a criar en libertad fuera de Andalucía: en Sierra Morena Oriental (Ciudad Real) y en los Montes de Toledo, en el valle de Matachel (Badajoz), y en el valle del Guadiana, en Portugal.

 

El lince ibérico ya no está en peligro de extinción crítico, pero las administraciones públicas, las organizaciones no gubernamentales, las asociaciones, las empresas y los particulares asociados al programa de recuperación aún tienen trabajo por delante para asegurar su supervivencia. En el año 2002 sólo quedaban 92 linces en la naturaleza, y hoy ya son 483 los que campean en libertad por la Península Ibérica.