Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

Quivir en el CICUS

Imágenes



Quivir, documental de Manu Trillo

Quivir, documental de Manu Trillo

06/02/2017



Quivir en el CICUS

El documental de Manu Trillo se proyecta hoy en el CICUS (Calle Madre de Dios, 1) a las 18 horas 

El cineasta Manu Trillo se adentra cámara en mano en el bosque mediterráneo con un objetivo: rodar la vida de aquellos que, con su trabajo, protegen un bosque en peligro de extinción, el alcornocal.

 

Su película se proyectará este lunes 6 de febrero a las 18 horas en el Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla (CICUS), sito en la sevillana calle Madre de Dios, 1. La proyección es gratuita, con entrada libre hasta completar aforo.

 

Según la propia sinopsis de la película, “a Germán y Driss, capataces corcheros, los separan ciento cincuenta kilómetros y un mar de distancia. El “Otro”: el magrebí, el andaluz, el de la orilla opuesta del Estrecho tiene más similitudes que diferencias. Comparten una identidad que nace desde el vínculo vital que les une a unos frágiles bosques en peligro de extinción”.

 

Manu Trillo, director de Quivir, señala que “si no hay corcho, no hay bosque de alcornoque y no hay bosque mediterráneo. El corcho existe donde no se puede cultivar otra cosa. Si esa no diera corcho, no se cuidaría y daría problemas con los incendios. Es el epicentro de la conservación”.

 

WWF, organización ecologista que lucha desde hace años por la protección de los alcornocales, recuerda que estos ecosistemas que se extienden por 2,7 millones de hectáreas de Portugal, España, Argelia, Marruecos, Italia, Túnez y Francia “representan uno de los mejores ejemplos de interacción entre las personas y la naturaleza en el Mediterráneo”.

 

Trillo subraya que “la industria del corcho está mejor que nunca, ya que desde Asia hay una gran demanda de tapones de corcho. Aunque el corcho tiene otras salidas (construcción, moda…), el principal es que el 70% de las botellas se tapa con corcho. Lo importante es continuar con la cultura del corcho pagando sueldos dignos a los corcheros y protegiendo su trabajo”.

 

WWF destaca que el alcornocal es “una fuente de ingresos para cientos de miles de personas en la región, los alcornocales son uno de los ecosistemas de mayor valor en términos de biodiversidad en Europa, albergando algunas de las especies animales más emblemáticas y amenazadas de los ecosistemas mediterráneos, como el águila imperial, la cigüeña negra o el lince ibérico”.