Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

A la conquista de Túnez

Imágenes




20/12/2016



A la conquista de Túnez

El CSIC lidera un proyecto de reintroducción de la gacela Cuvier, una especie amenazada y desaparecida del país africano

43 gacelas Cuvier pacen ya en Túnez. Criadas en Almería, estos ejemplares de Gazella cuvieri se preparan para la reconquista de unos territorios de los que desaparecieron hace décadas. Eulalia Moreno ha sido la responsable de dirigir la operación de reintroducción de la gacela Cuvier en Túnez, apoyada en por su equipo de investigación de la Estación Experimental de Zonas Áridas (EEZA-CSIC).

 

El objetivo de este proyecto es que “las nuevas gacelas se reproduzcan con normalidad para que, en unos años, la población aumente y acaben ocupando las zonas en las que vivían originariamente”, ha explicado Eulalia Moreno. Para asegurar el éxito de la reintroducción, los investigadores del CSIC han seleccionado, con criterios genéticos, demográficos y sanitarios, un rebaño formado por 35 animales criados en la Finca Experimental La Hoya, dependiente de la Estación Experimental de Zonas Áridas de Almería y ocho gacelas procedentes del Oasis Park Fuerteventura, en las Islas Canarias.

 

Las gacelas fueron trasladadas desde Almería en dos vuelos. El 18 de octubre se realizó el primer desplazamiento y dos días después, el segundo. Esta fase inicial del proyecto ha concluido con la visita a la Estación Experimental de Zonas Áridas de tres técnicos tunecinos que han recibido durante 15 días entrenamiento en todas las prácticas habituales para llevar a buen término la tarea de conservación que a partir de ahora tendrán que desarrollar en su país con los animales reintroducidos: capturas, manipulación, cuidados sanitarios, alimentación.

 

El proyecto, que en principio está planteado para abarcar hasta diciembre de 2019, pretende conseguir que la especie se reproduzca en condiciones de cautividad en unas instalaciones especialmente diseñadas al efecto en Jebel Serj durante al menos dos estaciones reproductoras. A partir de ese momento se planea la suelta progresiva de los animales en el Parque, que geográficamente está incluido en la cadena montañosa tunecina por la que hasta primeros del siglo XX se podían observar ejemplares en libertad.