Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

Quebrantahuesos

Imágenes



Quebrantahuesos. Fundaci贸n Gypaetus

Quebrantahuesos. Fundaci贸n Gypaetus

13/12/2016



Quebrantahuesos

Primera puesta del año de una pareja de quebrantahuesos en Andalucía

Por segundo año consecutivo, Keno ha sido la hembra que ha puesto el primer huevo de la temporada en Andalucía. Lo hizo el pasado día 5 de diciembre a las 10.35 horas, adelantándose de nuevo a Corba, la más veterana del Centro de Cría de Guadalentín (Jaén), dependiente de la Junta de Andalucía y gestionado por la Fundación Gypaetus.

Hay que esperar casi dos meses para saber si este huevo está embrionado o no.

 

El Centro de Cría de Guadalentín cuenta este año con siete parejas reproduc-toras: Cabús y Corba, Elías y Viola, Lázaro y Nava, Joseph y Keno, Andalucía y Sal-via, Borosa y Toba y Tranco y Sabina. Cabe destacar que desde que comenzaron las cópulas de estas parejas el pasado mes de septiembre, los trabajos del personal dentro del recinto de jaulas se reducen al mínimo, intensificándose además el aporte de material de construcción para los nidos y la observación de las parejas.

 

El Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos que desarrolla la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio pretende conseguir una población autónoma y estable de la especie en la región mediante la liberación de jóvenes ejemplares por el sistema de la cría campestre o hacking. Con el empleo de esta técnica, originalmente utilizada en cetrería, se persigue lograr que el ejemplar asimile el área de la suelta como su lugar de nacimiento y, por tanto, regrese a ella para asentarse y reproducirse.

 

En el marco de este programa, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio inauguró en 1996 el Centro de Cría de Guadalentín, gestionado por la Fundación Gypateus, con el fin de establecer una población viable y autónoma a largo plazo de la especie. Desde su puesta en marcha, han nacido y sobrevivido en estas instalaciones un total de 70 pollos, de los cuales 61 están vivos.

 

Además, su privilegiada ubicación en el paraje conocido como Nava de San Pedro, en pleno corazón del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas a casi 1.300 metros de altitud, le confiere importantes ventajas sanitarias para asegurar la conservación de las líneas genéticas en cautividad.

 

La metodología de trabajo que se emplea en este centro se basa en técnicas de cría natural, es decir, en las que la fecundación es natural y la incubación y el desarrollo de los pollos corre a cargo de los padres y donde la intervención humana es la mínima posible. Para ello, estas instalaciones están dotadas de un moderno sistema de video-vigilancia en cada una de sus jaulas.