Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

At˙n: alerta roja

Imágenes




19/05/2016



At˙n: alerta roja

Según WWF, es necesario reducir la captura de atún en el Océano Índico para evitar el colapso

El atún del océano Índico puede llegar al colapso si no se mejora la legislación, según alerta WWF antes de que se celebre el encuentro anual de la Comisión del Atún del Océano Índico (IOTC), la organización responsable de la conservación y la gestión del atún y de otros recursos marinos en estas aguas. La IOTC, que se reúne entre el 23 y el 27 de mayo en la isla de La Reunión (Francia), aún tiene que establecer el límite de captura para las distintas especies de atún.

 

El doctor Wetjens Dimmlich, director del programa de atún de WWF, afirma: “Instamos a la Comisión a cumplir con las recomendaciones del Comité Científico de la IOTC para reducir en un 20% las capturas de atún aleta amarilla. Los estados miembros deben adoptar, de manera inmediata, medidas para empezar a restaurar las poblaciones de atún aleta amarilla sobre-explotadas”.

 

El estatus del atún aleta amarilla ha pasado de “verde” a “rojo”, según la última evaluación que ha llevado a cabo la IOTC publicada en 2015. El Comité Científico de la IOTC advirtió sobre un posible colapso de los stocks en los próximos cinco años si la pesca continúa a estos altos niveles. El atún aleta amarilla, una especie relevante que constituye un importante porcentaje de las exportaciones de la región, está seriamente afectada por la sobrepesca y necesita medidas urgentes para recuperarse.

 

El doctor Dimmlich explica: “Las pesquerías bien gestionadas, como la del arenque en el Mar del Norte, tienen unas normas de control de capturas bien definidas. Estas desencadenan respuestas inmediatas que indican los cambios en las poblaciones de atunes y previenen la necesidad de tomar medidas más drásticas después de que el daño ya esté hecho. La falta de normas de control en esta región ha contribuido a la actual situación del atún claro”.

 

La industria pesquera y aquellas comunidades que dependen de una población sana de atún aleta amarilla están muy preocupadas por los pronósticos de los científicos de la IOTC, que alertan de un posible colapso de la población en un futuro cercano, lo que amenazaría su medio de vida. Cerca de 40 compañías internacionales, desde empresas atuneras a supermercados, se unen a WWF para pedir una mejor regulación de la pesca del atún en el océano Índico y demandar reducciones de las capturas de atún aleta amarilla y la introducción de normas de control de las capturas para evitar que esto vuelva a ocurrir a esta u otra especie de atún.

 

El doctor Dimmlich también señala: “Afortunadamente, los delegados tienen previsto adoptar estas “reglas” para el atún aleta amarilla y también para el bonito, el atún patudo y otras especies por las que la IOTC es responsable de evitar amenazas similares en el futuro . Los estados miembros deben cooperar para asegurar que aquello que tienen en común, la dependencia en el atún como modo de vida de sus comunidades e industrias, no se vea amenazado por una continua falta de gestión pesquera eficaz”.

 

Aunque el foco este año estará, sin ninguna duda, en la difícil situación del atún aleta amarilla, muchas especies de tiburones y rayas del océano Índico siguen siendo objeto de niveles insostenibles de mortalidad por pesca junto a importantes vacíos de información sobre las capturas y los datos biológicos. WWF tiene una gran preocupación por la falta de gestión de tiburones y rayas dentro de la zona controlada por la IOTC y también insta a la Comisión a adoptar medidas que mejoren la conservación y la gestión de especies vulnerables como tiburones, rayas, tortugas marinas, aves marinas y cetáceos. Concretamente, exige que los tiburones lleguen con sus aletas unidas hasta el primer punto de desembarque.