Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

Un mundo mejor

Imágenes




13/10/2015



Un mundo mejor

¿Es la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible 2015 una nueva esperanza para un mundo mejor?

Según la ONU morirán alrededor de 6 millones de niños y niñas menores de 5 años por causas evitables en el año 2015. La pregunta es obvia. Si son evitables ¿por qué no las evitamos? La respuesta puede ser sencilla, pero en realidad se envuelve en una gran complejidad de intereses de países y grupos financieros. La geopolítica y la codicia imperantes hoy en el planeta harán posible la muerte anunciada de casi seis millones de niños y niñas inocentes, la mitad de ellos en los primeros 28 días de vida de acuerdo con datos del organismo citado.

 

Es cierto que hemos avanzado, en 1990 eran casi 13 millones los que morían anualmente. Los acuerdos internacionales relativos a los Objetivos del Milenio establecidos en el año 2000 han salvado a 48 millones de niños, de acuerdo con los datos oficiales, en los últimos quince años. Sin embargo la perspectiva de que este año mueran esos casi seis millones de inocentes, muchos por falta de agua o por agua contaminada, durante este año es muy desoladora en un mundo que se jacta de haber descubierto agua en el planeta Marte. Surge una nueva esperanza. Entre los días 25 y 27 de septiembre de 2015 se ha celebrado la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible 2015 en Nueva York, como una Asamblea Plenaria de la Organización de Naciones Unidas. Más de 150 líderes mundiales, entre los que se encuentra nuestro rey Felipe VI, se han dado cita para aprobar los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que relevan a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) que se aprobaron en el año 2000 y han expirado en 2015. La Cumbre de año 2000 tuvo efectos positivos, pero la mayor parte de sus fines no se consiguieron. Tenemos en 2015 una nueva oportunidad.

 

Su Majestad el Rey Felipe VI estuvo al frente de la delegación española presente en esta cumbre internacional, transmitiendo un firme y decidido mensaje de que España colaborará en la mejora de las condiciones del la humanidad en relación con la elaboración de esta agenda universal y transformadora que busca un cambio de paradigma hacia un modelo de desarrollo sostenible social, económico y medioambiental, sobre la base de un compromiso universal para la erradicación de la pobreza extrema. El papa Francisco ha inaugurado la Cumbre de las Naciones Unidas de Desarrollo Sostenible con un discurso muy crítico con el desgobierno de la economía mundial y en el que ha defendido el derecho al medio ambiente de la humanidad. El pontífice ha criticado con gran contundencia a los países y organismos con privilegios recordando su responsabilidad de velar por el desarrollo de las zonas pobres del planeta. Países y organismos financieros que dictan medidas que suponen un abuso o usura en los países en vías de desarrollo, y también en los desposeídos de los países desarrollados, hoy en aumento, creando bolsas de pobreza y desigualdad gracias al lucro de algunos.

 

Criticó de manera especialmente dura los privilegios de los organismos financieros internacionales y los grupos o mecanismos creados para afrontar las crisis económicas, que han de velar por el desarrollo sostenible, y no permitir una sumisión asfixiante de sistemas crediticios que conducen a mayor pobreza, exclusión y dependencia. En su intervención, el papa dijo que es fundamental preservar y mejorar el ambiente natural y vencer cuanto antes el fenómeno de la exclusión social y económica. Sostuvo el papa Francisco que cualquier daño al ambiente es un daño a la humanidad y que la exclusión económica y social es una negación total de la fraternidad humana. Pidió el pontífice que en la Cumbre se logren acuerdos fundamentales y eficaces, ya que no bastan los compromisos asumidos solemnemente evitando toda tentación de caer en un nominalismo declaracionista con efecto tranquilizador en las conciencias.

 

Quizás las oportunas y contundentes palabras del papa Francisco ayuden en la situación actual del mundo. Los nuevos Objetivos de Desarrollo del Milenio para los próximos 15 años se aplicarán a todos los países tanto ricos como pobres, enumerándose 17 Objetivos con 167 metas, y 300 indicadores de cumplimiento. Los objetivos cuentan con mecanismo para financiarlos como la ayuda al desarrollo y el fomento del comercio internacional. El problema está en que el cumplimiento de los objetivos es voluntario y se trata sólo de orientaciones para los estados. Esta visión de cómo debería ser el mundo para 2013 no es vinculante para nadie con lo cual podemos no conseguir una gran cantidad de los fines propuestos. Ya el papa Francisco nos alerta sobre esta posibilidad, sin embargo algo es algo. En realidad los Objetivos, al no ser vinculantes, pivotan sobre la buena voluntad de los gobiernos, esperemos que exista.

 

Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible son: erradicar la pobreza en todas sus formas en todo el mundo; poner fin al hambre, conseguir la seguridad alimentaria y una mejor nutrición, y promover la agricultura sostenible; garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos en todas las edades; garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa, y promover las oportunidades de aprendizaje permanente para todos; alcanzar la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas; garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos; asegurar el acceso a energías asequibles, fiables, sostenibles y modernas para todos; fomentar el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos; desarrollar infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible, y fomentar la innovación; reducir las desigualdades entre países y dentro de ellos; conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles; garantizar las pautas de consumo y de producción sostenibles; tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos; conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, mares y recursos marinos para lograr el desarrollo sostenible; proteger, restaurar y promover la utilización sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar de manera sostenible los bosques, combatir la desertificación y detener y revertir la degradación de la tierra, y frenar la pérdida de diversidad biológica; promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles; fortalecer los medios de ejecución y reavivar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible.

 

Son ideas hermosas e imprescindibles para un mundo más justo y equitativo. Recordemos que la recomendación de emplear en 0,7% del PIB en los países pobres no se ha llevado a cabo y pensemos también que ahora tenemos más pobres e nuestra sociedad, y que llegan inmigrantes desprotegidos.

 

Una compleja situación. Confiemos que la buena voluntad se imponga y los gobiernos y los poderes económicos y financieros tomen conciencia de la situación de la humanidad y el planeta, pero que sea mucho antes de 2013, y dejen de morir inocentes, muchos de ellos niños, y de malvivir una gran parte de la población mundial.

 

Enrique Figueroa, director de sostenibilidad de la Universidad de Sevilla

Publicado originalmente en El Correo de Andalucía