Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

La Niña se hace mayor

Imágenes




12/02/2015



La Niña se hace mayor

Los eventos extremos de La Niña pueden duplicarse con el cambio climático

El Niño y La Niña son los nombres dados a la fase cálida y fría, respectivamente, del fenómeno océano-atmósfera a gran escala denominado ENOS (El Niño-Oscilación Sur). Investigadores de China, Australia, EE UU, Reino Unido, Francia y Perú han profundizado en uno de estos fenómenos, el de La Niña, para determinar el efecto del cambio climático sobre los eventos más extremos.

 

Ken Takahashi, del Instituto Geofísico de Perú, explica que El Niño es un fenómeno referido al calentamiento inusual del mar en la costa oeste de Sudamérica, que puede producir grandes lluvias en esta región normalmente seca. Su conceptualización se produjo hace más de un siglo, mientras que el término de La Niña tiene solo 30 años y concierne a la observación de enfriamientos inusuales a lo largo del Pacífico ecuatorial central-oriental, no solo de calentamientos.


Hasta hace unos años, el paradigma científico asumía implícitamente que El Niño y La Niña eran versiones opuestas de lo mismo. Sin embargo, la comunidad científica ha empezado recientemente a estudiar los diferentes tipos o variedades de El Niño y los mecanismos que los distinguen. De la misma manera, se está encontrando que las características y mecanismos de La Niña pueden ser algo distintos a los de El Niño.

 

En el presente trabajo, liderado por Wenju Cai, investigador del CSIRO Oceans and Atmosphere Flagship (Australia) y publicado en Nature Climate Change, se analiza el efecto del cambio climático sobre los eventos La Niña más extremos principalmente mediante modelado numérico.

 

“Estos modelos permiten solucionar de forma aproximada las ecuaciones matemáticas que describen el comportamiento del clima. Sin embargo, las aproximaciones pueden diferir entre modelos y por esto es importante evaluar las proyecciones del mayor número posible de modelos. El proyecto CMIP5 en el que está inmerso el equipo científico reúne más de 30 de estos modelos procedentes de diversos centros de investigación a nivel internacional”, detalla Takahashi.

Sigue leyendo en Agencia Sinc