Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

La montaña negra

Imágenes




17/10/2014



La montaña negra

Cinco millones de neumáticos se acumulan en diez hectáreas de Madrid. El reciclaje y la incineración es su próximo destino

Uno de los mayores problemas medioambientales de España, los cinco millones de neumáticos que se han ido amontonando desde hace más de una década en 9,8 hectáreas frente a Seseña, en la linde entre la Comunidad de Madrid y la provincia manchega de Toledo, podrían tener una pronta solución. La Comunidad de Madrid ha impulsado junto a la Junta de Castilla-La Mancha y el Ayuntamiento, todos gobernados por el PP, un proyecto en el que las casi 100.000 toneladas de ruedas usadas —nadie sabe la cifra exacta— serán trituradas para diversos usos.

 

“Siendo cautelosos hay entre 75.000 y 90.000 toneladas de un residuo muy grave por su volumen y tipología”, apunta Mariano González, director general de Evaluación Ambiental del Ejecutivo de Ignacio González. Las Administraciones defienden que la mayor parte del material se reciclará —para hacer desde chanclas a aislamientos térmicos, pavimentos…— y otra parte, en teoría menos significativa, se quemará en cementeras (se han realizado varios ensayos). Las explicaciones no convencen a los ecologistas, que demandan soluciones más sostenibles.


El vertedero se extiende como una gigantesca mancha negra por 98.000 metros cuadrados a la altura del kilómetro 33,500 de la carretera de Andalucía. La parcela, que pertenece en un 70% a Seseña y Quiñón de Seseña. A apenas 400 metros de la megaurbanización, construida en pleno boom del ladrillo por Francisco Hernando El Pocero, en la que supuestamente iban a vivir 40.000 personas. En contra de lo que imaginaba, cada día se enfrentan a un paisaje con un toque apocalíptico. El alcalde de Seseña, Carlos Velázquez, cuenta que se han rodado varios videoclips en el océano de ruedas desgastadas. “Con semejante paraje, para no hacerlo”, opina.

Lee la noticia completa en El País