Universidad de Sevilla. Oficina de sostenibilidad.

La trampa del Estrecho

Imágenes




18/08/2014



La trampa del Estrecho

Casi 300 tortugas marinas y cetáceos quedaron varados en el litoral andaluz a lo largo del último año

Mecidas por los vientos de levante y poniente, las aguas del Estrecho esconden bajo su superficie una intensa vida marina. Frontera entre el Atlántico y el Mediterráneo, el litoral andaluz es testigo de las migraciones de decenas de miles de cetáceos y tortugas marinas que llegan a las cálidas aguas del Mediterráneo en busca de alimento y cobijo. Sin embargo, algunos de estos animales terminan encontrando el varamiento y la muerte en nuestras costas.

 

A lo largo de 2013, según el último informe del medio marino de la Consejería de Medio Ambient e y Ordenación del Territorio, se detectaron hasta 294 varamientos, 110 de cetáceos y 184 de tortugas marinas. Es decir, 54 casos más que el año anterior. Si damos un paseo por nuestras playas… ¿dónde es más probable que nos encontremos con uno de estos animales varados? Mientras que la costa del Golfo de Cádiz y del mediterráneo occidental fueron testigos a lo largo del año pasado de un mayor número de varamientos de cetáceos, las tortugas marinas estuvieron presentes en toda la costa andaluza, sobre todo en las provincias de Huelva y Málaga.

 

Las especies más frecuentes fueron la tortuga boba, el delfín común y el delfín listado, todas ellas especies amenazadas, aunque a lo largo del año pasado también se dieron casos excepcionales como los de un cachalote enano, una cría de yubarta o un rorcual tropical.

 

Cuando un animal de estas dimensiones se queda varado en la costa suele hacerlo muerto o moribundo. Apenas 14 individuos, el 13% de los cetáceos varados, llegaron vivos al centro de recuperación. Ni siquiera eso les garantiza su supervivencia. Como indica Carolina Fernández, coordinadora de la Red de Varamientos de Andalucía, "por muchos cuidados que les demos, son muy delicados y estar fuera del agua les afecta a todo el organismo y les genera un síndrome de estrés. Los que sobreviven son la excepción".

 

Lee el reportaje completo aquí